Leo, como los caracoles.


Se ha alejado de mí un gran poeta,  y aunque él no lo crea, me hace falta, me hacen falta sus comentarios, su poesía, sus pensamientos… Aunque él piense que es un fantasma en mi corazón, quiero que sepa que siempre está presente en mis escritos, porque me enseñó que tenemos miedo a mostrarnos realmente como somos, que vivimos en un caparazón, como los caracoles; me enseñó que cualquier mortal puede ser un romántico empedernido bajo un disfraz de gente común, yo fui la única que le regalaba letras por algún tiempo y él lo fue para mí… Ahora que está lejos, siento su ausencia latente. Me imagino leyéndole mis ocurrencias, me imagino mirándole, mirándonos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s