Recordarte no es opcional.


Los recuerdos surgen sin llamarlos, sólo llegan por una simple silla o unos lentes. Porque siempre nos recuerdo disfrutando. Por un simple silencio o el mismo roto por nuestra respiración, Te recuerdo por… Lo que hablamos sin medida siendo nosotros, nuestras largas caminatas, mi manía ilógica de mirarte, nuestros cuerpos teñidos de besos, nuestra furia…