El miope


Para J.P.R (Historias, ¡Historias!)

2

Yo le decía: Que era mejor no insistir, que al que le van a dar le guardan.

Ella se  lo empezaba a creer, desistió por un tiempo a la idea de intentar algo que estaba destinado a no ser, a enamorarlo quizá, o eso era lo que yo pensaba.

Pasaban los días y yo, (su confidente) le llenaba la cabeza de ilusiones,  recalcaba que tarde o temprano ella le haría dudar de sus convicciones.

Porque si de algo estaba convencida es que él era de esos que la dejaba ser  sin tapujos, cada día que pasaba era un reto,  pero mientras no consiguiera su cometido él seguía  siendo el miope de esta historia.  

JenHathor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s