Contemplar tus ojos fue mi mejor oficio.


Siempre pensaré que “Gastas unos ojos que hablan mejor que tu boca y una boca que me mira mejor que tus ojos” Contigo aprendí cosas muy valiosas, y aunque ahora no podamos ser lo que solíamos ser, ansío que pueda compartirte mi amistad de forma sincera. Siempre ocuparás el lugar del pirómano de mis lujurias,…