Ella y él.


Ella extraña el “ser”, extraña la manera en la que él le ayudaba con sus manos para que no le ardiera tantico, la forma en  que se ponía encima de ella, le miraba intensamente con su sonrisa  follable, y empezaba a marcar el ritmo, mientras que con su respiración agitada y en susurro le decía – “te extrañé” – A…