Mi ÉL favorito.


Deseo que desvanezcas las peleas cuando me aborden las dudas con frecuencia, que me sigas queriendo cuando declaraciones de ilusiones inunden tu barco.