Mi cielo tempestuoso


Le cogí la mano, me acerqué y le dije: “eres mi cielo tempestuoso” – frunció el ceño, y se fue sin decir adiós- no me dejó explicarle que adoraba las tormentas.                                                   …