Los recuerdos


29 de mayo de 2016 – El Águila Valle

(Fotografía: DAUG1723

Siempre he visto con buenos ojos los vestigios después de una aventura, no lo tomo como algo malo o aberrante, si no como un recuerdo de lo que se hizo.

¿Cómo explicarlo?

Como la mugre en los zapatos no es tal cosa, es historia; o el dolor al otro día después de una larga caminata, la tensión en la planta de los pies cuando asciendes la cima, no, no es dolor, es recuerdo; o los cadillos en la ropa, no es maleza, es hazaña.

Es como si con aquellas cosas prolongáramos la aventura, que la siguiéramos viviendo aún después de terminarla, porque cada huella trae a la memoria un acontecimiento.  

¿Y qué es la vida con los recuerdos?

Es una prueba de que existes, de que vives, cada uno de ellos brindan una perspectiva diferente para episodios futuros, como el ponerse los zapatos más cómodos para una futura excursión, porque en la anterior te sacaron ampollas, o coger el camino más destapado, porque la maleza suele envolverte. Cada enseñanza de hoy es un recuerdo mañana, y si los tienes presentes, entonces no son de esos recuerdos que apilas en la penumbroso y acomodado silencio.

Es como  si una acción reencarnara en un recuerdo, y este a la vez transgrime a una acción, acción que servirá para la próxima.

Pero independientemente de que los transformes o no, allí están para hacerte saber que lo que pasó hoy es un desencadenamiento de acciones pasadas. 

JenHathor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s