Estoy aquí de nuevo, pensando en él. He leído otro poema que me recordó su rostro, siempre pienso al igual que Shakespeare que no le puedo elogiar con modestia, cuando él es de mí la mejor parte. Mis miradas con detenimiento me hacen quererle con insolencia, con curiosidad; mi inspección, sólo es un signo de quererle recordar siempre, pase lo que pase.  Él se convirtió en mi huida, en la manera de encontrarme a mí misma, como si con su presencia me permitiera desconectar del mundo. No sé lo que pase pero sigo eligiéndole cada día como el primer pensamiento.

JenHathor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s