Carta sin enviar.


Son las tres de la mañana, siempre es esa hora. Es tu silencio el que ahora me despierta en plena madrugada, es tan difícil conciliar el sueño después de esta hora. Echo tanto de menos la persona que solía ser, ella por lo menos era una depresiva empedernida, a la cual no le importaba la…