Confesiones de una mente insomne


Muchas veces he omitido enviarte estas líneas, por la premura de no hacerte daño, muchas otras, veo que tú las haces sin importar qué, pero claro, no soy quién para decir esto.

Sabes…

He intentado decirte que borras de a pocos lo que viviste conmigo, y que duele saber que no valores las cosas que hicimos juntos, por mi parte solo quedan palabras de agradecimiento, porque a pesar de que intestes borrarme, eres tú quien me enseñó a iluminar la vida de los demás sin esperar nada a cambio.

Y justo es lo que me pasa cada vez que te escribo algo, me desahogo pero quedo en la incertidumbre de un enter, como si el conocimiento de mis sentimientos respecto a las cosas, a las personas, en especial hacia ti, fuesen las coordenadas para una bomba atómica, y escribo, borro, escribo, borro, porque mi pensar hacia una circunstancia como tal, es tan efímero como perdurable.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s