El arte de “perversear”


Contigo me convierto en la erótica mujer que empieza a florecer,es por eso que quiero ver tu cuerpo vibrar, estremecerse y temblar de excitación cuando suavemente mi lengua roce tu piel.  Quiero que mis palabras te inunden de ganas, que simplemente me sientas devorándote con la mirada, cuan leona el celo, quiero que te pierdas…

Diario de una perversión


Mientras escucho de fondo a Nina Simone intento relajarme, mis manos escapan libertinas hasta mis escondidos secretos, la imaginación humedeció mi cuerpo y en un abrir y cerrar de ojos me encontré recordándote una vez más, tal vez al imaginarme tu boca queriendo secar mis húmedos rincones, o el deseo de querer que estés dentro…